miércoles, 17 de mayo de 2017

La Armadura de Dios del Hablar en Lenguas


LA ARMADURA DE DIOS
DEL HABLAR EN LENGUAS
Dedique 10 minutos para orar a Dios su oración diaria, consolar su alma, esperar en la
ministración divina para el día, y concientizarse de la lucha espiritual contra el mal en todo tiempo.
Debemos diariamente orar a Dios nuestra oración diaria, consolar nuestra alma, esperar
en la ministración divina para el día, y concientizarnos de la lucha espiritual contra el mal en todo tiempo.

Oración (Practique el hablar en lenguas, repitiendo las palabras en negrita).

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
Rika, larapapanda, ropa copa, iya, lácata, eleré, pequé, yené, queté.

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas
del diablo.
ytolomo, coto, rolo, yelé, quemé, neté, isharé, cora, roa, rimanaia, isalaia, etére,
queté, mené, letére.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra
potestades, contra los gobernadores de las
Somanay, cola, ro, la, yelé, melé, queté, queté, requé, requé, isalaia, coma, roa,
soa, loa, iskata, emé, ye, neté, quitalaia

tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
Osoro, como, rolo, que, ye, le, nisá, ripá, icatá, eseyé, yimanaia, oso, coto, loro,
roa, sema, nía, iyalaia, eté, queté.

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y
habiendo acabado todo, estar firmes.
remené, e, co, ro, so, yita, isaca, lemé, neo, solo, roco, toco, yita, isanaia, elemé,
eseté, queté, relé, yita, soia, noa.

Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de
justicia,
Istacá, jeje, jeje, roma, noa so, ca, yimí, rilí, solo, culú, rimí, nené, seté, queté,
perqué, oma, soma, yima, sía, quita,

y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz.
Osoto, cotó, roló, me, me, nené, seté, quepá, lía, sía, tía, quimá, ené.
Omocó, rina, iscata, yicatá, limatá, nianá, risá, locá, romá, semá, yetá, equeté, relé,
quemené, isotó, cotoló, rúa.

Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;
Quimanaia, isalá, yitalá, semá, rená, quetá, etá, sitá, lotá, rotá, comá, nía, enené,
eséle, epépe, quitiqui, rilolo, súa;

orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con
toda perseverancia y súplica por todos los santos;
Osa, osa, roma, elé, ené, seté, queté, relé, relé, relé, yemenei, quetelei, senenei, isa,
ría, cuma, nena, seta, epa, toa, loa, roa;

y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con
denuedo el misterio del evangelio, por el cual soy embajador en cadenas; que con
denuedo hable de él, como debo hablar.
Quiminí, síndodo, tualá, remené, quepé, lesé, esé, tequé, lepé, yima, sita, cuca, roa,
lea, mené, eseté, quetelé, imanaia, elé, éque, séte, réte, enenei, lilalá, quitalá,
yemaná, salalá, lualá, elelé, elelé, quema. Amén.

Extracto del libro "Orando con la Armadura de Dios"





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ofrenda a este ministerio de consejería y evangelístico con tarjeta de crédito:

.

.

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.