miércoles, 17 de mayo de 2017

Mi experiencia con el Espíritu Santo


Mi experiencia con el Espíritu Santo

Mi nombre es Marcelo, y recibí el bautismo en el Espíritu Santo con la evidencia del hablar en lenguas hace 32 años por el mes de Abril del año 1985.

Había recibido al Señor en mi corazón, fui pronto bautizado en el Espíritu Santo, sin haber estado bautizado en aguas.

Eramos un grupo de jóvenes en la casa de una hermana, en una vigilia espiritual, orando toda la noche por bendiciones. En esa vigilia todos recibían el bautismo en el Espíritu Santo. Algunos fueron llamados a ser misioneros y muchas bendiciones somo estas. Yo clamaba sin cesar por el bautismo en el Espíritu 
Santo, el cual no lo recibí en esa noche aunque fui también bendecido.

El domingo de esa semana, uno o dos días después de la vigilia, con mi familia visitamos a unos familiares en la localidad de Hurlingham, Buenos Aires. Ese día le hablé del Señor a mi primo Claudio, y le invité a recibirlo, lo cual aceptó. Fuimos a la terraza, y allí oramos. Luego de la oración, vino instantáneamente una llenura espiritual sobre mí, con evidencias como de dolores de parto, y allí, en ese momento sublime, recibí el hablar en lenguas, y en consecuencia, la llenura del Espíritu Santo de Dios!

Salí saltando de felicidad de la casa, hacia el culto de ese día, muy contento por haber recibido de Dios tan grande bendición!

De allí, fueron años de tremenda bendición en el Espíritu. Sentí que tenía un poder sobrenatural de Dios para vencer el pecado, cambiar mi vida, alcanzar promesas bíblicas, lograr un trabajo estable, estudio, etc.

He hablado en lenguas espirituales en diferentes idiomas, a través de los años. En chino, japonés, ruso, alemán, ingles, portugués, italiano, francés, celestial, etc. Un sinnúmero de lenguas conocidas y no conocidas. La idea no es solo hablar en idiomas, sino encontrar liberación espiritual de mi ser, revelación celestial, paz interior, fe y esperanza divinas, a través de la ministración del Espíritu Santo en la oración devocional.

A veces recibía alguna interpretación de las lenguas y otras no, pero siempre me edificó el espíritu y el hombre interior.

En mis devocionales uso bastante el hablar en lenguas, es como una práctica que debe ejercitarse diariamente.

Veo necesario que cada cristiano sepa sobre este bautismo y lo busque de todo corazón, pues le hará ascender a una vida cristiana de victoria en lo sobrenatural del trino Dios.

Hay mucho para decir sobre el bautismo en el Espíritu Santo, que iré añadiendo en lo sucesivo.

Recordemos que este bautismo es una promesa de Dios dada a los cristianos que quieran adorarle, amarle, seguirle y servirle, y que es una primicia de lo que será en el cielo.

El hablar en lenguas es mucho más que hablar en idiomas diferentes, pues nos comunicará directamente con Dios, sin pasar nuestra oración por el entendimiento, el cual, en cuanto a oración hablamos, es profundo e interminable en sus enseñanzas y secretos.

He decidido hacer este blog, para compartir con los creyentes en el Señor, a que puedan recibir confiadamente el bautismo en el Espíritu Santo, con la evidencia del hablar en lenguas, conforme a las Sagradas Escrituras.

Deseo que este blog ayude a lograr este cometido.

Marcelo Quiroga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ofrenda a este ministerio de consejería y evangelístico con tarjeta de crédito:

.

.

Déjanos un mensaje de lo que Dios te habló, o de lo que más te llamó la atención, o te gustó.

.

.

.

** INGRESA CON TU FAMILIA AL REINO DE LOS CIELOS A TRAVES DE ESTA ORACION: **

Haz esta oración y sé salvo y sano espiritualmente:

Repite con nosotros:

Padre y Dios mío, vengo a ti, no puedo más, estoy tan cansado/a, me siento mal, tengo mil problemas, te necesito, ayúdame por favor, creo en tí, aunque no te vea o no te sienta, perdóname por mis pecados, me arrepiento por estar lejos de ti, te pido que me perdones, a través de tu Hijo Jesucristo, lo recibo a él en mi corazón, entra Jesús en mi, tu eres mi salvador, hazme una nueva persona, lléname de tu Espíritu Santo, de tu Palabra, de tu bendición, cámbiame, mejora mi vida, mi familia, mi economía, por favor te lo pido, ten piedad de mi oh Dios, yo te doy gracias, te alabo y te bendigo, y te daré toda la gloria, la honra y la alabanza. Amén.